Saltar para contenido principal

Cómo iniciarse en el fresado

¿Inspirado para adquirir nuevos conocimientos sobre DIY? Te animamos a iniciarte en el fresado. Si quieres explotar tu creatividad con bordes decorativos o ver cómo se te da la carpintería, lo que necesitas es una buena fresadora. En nuestra útil guía del principiante para el fresado, te presentamos esta práctica y sus herramientas. Desde escoger la fresa adecuada hasta trabajar con el complemento de fresado por inmersión de Dremel, termina tu DIY en un abrir y cerrar de ojos.

La madera blanda, el plexiglás y la goma son materiales fantásticos para una fresadora de mano

Consejo 1: Reunir los materiales

Antes de lanzarte a esta nueva aventura de DIY, empecemos por el principio. Porque, ¿qué es exactamente fresar? Fresar es hacer huecos o surcos creados con una herramienta eléctrica, es el proceso de "hacer hendiduras" en los materiales. Cuando se está empezando, lo mejor es escoger materiales fáciles de fresar. La madera blanda es fantástica, al igual que el carbono, el aglomerado, los tableros de fibra, los laminados, el plástico, el plexiglás y la goma. También puedes utilizar la fresadora de mano en maderas duras trabajando más lentamente. En este caso ten cuidado para no quemar la madera y/o la fresa (véase el consejo 7 para más información).

Consejo 2: Conocer los diferentes tipos de fresado

El tipo de hendidura que quieras depende del trabajo que estés realizando. Si estás empezando, utilizarás la fresadora a menudo para conseguir ranuras. Las ranuras, o cortes largos en superficies, pueden tener un fondo plano, tener forma de v o ser redondeadas. Puedes crear incrustaciones funcionales con ellas en mesas de madera, tablas para cortar o la encimera de la cocina, por ejemplo. Otro tipo de hendidura es el calado, o surco redondeado. Se trata de aplicar de forma sencilla un borde curioso a una superficie plana. Utiliza el bisel como hendidura decorativa. Piensa que es como una "esquina aplanada"; el bisel es recto, pero no se extiende en todo el perfil del material. Hay fresas específicas para tipos de hendidura específicos, lo cual nos lleva al siguiente punto…

Encuentra la fresa adecuada para el trabajo

Consejo 3: Elegir la fresa adecuada

Veamos qué fresas hay. Una fresa recta ( 650 , 652 , 654 corta ranuras rectas de fondo cuadrado, como rebajas y surcos tipo zanja. Una fresa dirigida es una guía que mantiene la fresa en su sitio y es adecuada para hendiduras como calados y biseles. Hay dos clases principales. La primera (612) es una fresa de ribetear dirigida. Lo más habitual es utilizarla en trabajo decorativo. Una fresa dirigida para redondear (615) se utiliza para suavizar bordes. Una fresa con ranura en v (640) corta ranuras decorativas en forma de v, mientras que la fresa para agujeros (655) hace cortes estrechos. Practica surcos en marcos de cuadros o cualquier otra cosa que se cuelgue en la pared. ¿Quieres más información? Compara todas las fresas.

Conoce el complemento de fresado por inmersión de Dremel

Consejo 4: Hazte con el complemento de fresado por inmersión

El accesorio imprescindible, cuando se trata de hacer hendiduras, es el complemento de fresado por inmersión. Al trabajar en carpintería u otros proyectos DIY que impliquen hacer hendiduras, este complemento convierte la multiherramienta Dremel en una fresadora por inmersión. Es decir, evita tener que contar con una fresadora por inmersión aparte. Con solo este complemento, puedes usar la herramienta para hacer hendiduras circulares, cortar letras y símbolos, y hacer incrustaciones. ¿Quieres conseguir una hendidura en línea recta? Utiliza la guía para bordes que se suministra con el complemento de fresado por inmersión.

Al hacer hendiduras, los guantes y las gafas son imprescindibles

Consejo 5: Comprobar las precauciones de seguridad

Antes de empezar tu nuevo proyecto DIY, repasemos rápidamente los temas de seguridad. Protege las manos con guantes para evitar cortes accidentales. Las gafas y una máscara contra el polvo también son indispensables al hacer hendiduras. Evita respirar serrín o partículas de plástico o que estas entren en los ojos. Ya solo te faltan unos tapones aislantes para los oídos. ¡Y listo!

Antes de empezar a fresar, crea un

Consejo 6: Sujetar la fresadora ligeramente inclinada

Ya cuentas con las fresas correctas y has comprobado los temas de seguridad. Vamos a por ello. Al encender la herramienta, sostenla ligeramente inclinada. ¿Por qué? El extremo de la mayoría de las fresas realmente no corta: la parte funcional está en el lado de la fresa. Si se sujeta la fresadora en ángulo, se crea un "desliz" en la madera. Una vez has entrado en la madera (o el material que uses), ya puedes sostener la fresadora recta.

El ritmo de trabajo depende del material.

Consejo 7: Configurar las r. p. m. y trabajar despacio

Asegúrate de que el material o la fresa no se quema dejando que la herramienta haga el trabajo y descansando cuando se ve que el material está caliente. Trabaja lentamente, sobre todo con maderas duras como el roble. Si utilizas plexiglás, configura rotaciones por minuto (r. p. m.) bajas. En el embalaje de cada fresa hay información sobre las r. p. m. recomendadas. Finalmente, avanza por etapas: no elimines más de 3 mm de material por vez. ¿Quieres que la ranura tenga 1 cm de hondo? Configura la profundidad de la fresadora en 3 mm, y hazlo en 3 fases. Por último, haz pruebas antes en algún material que te sobre. ¡Serás un maestro en poco tiempo!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR